álamo.
(Del gót. *alms; cf. nórd. almr, olmo).

1. m. Árbol de la familia de las Salicáceas, que se eleva a considerable altura, de hojas anchas con largos pecíolos, y flores laterales y colgantes. Crece en poco tiempo, y su madera, blanca y ligera, resiste mucho al agua.
2. m. Madera de cualquiera de las especies de este árbol.
~ alpino.
1. m. álamo temblón.
~ balsámico.
1. m. Árbol de copa alargada o redondeada, ramas angulosas con corteza parda rojiza y hojas con el envés blanquecino. Es originario de América del Norte.
~ bastardo.
1. m. álamo blanco.
~ blanco.
1. m. El que tiene la corteza blanca agrisada antes de resquebrajarse, hojas verdes por su haz y blancas o blanquecinas por el envés, más o menos triangulares o con tres o cinco lóbulos irregularmente laciniados.
~ carolino.
1. m. álamo de la Carolina.
~ de Italia.
1. m. álamo de Lombardía.
~ de la Carolina.
1. m. El que tiene ramas angulosas y hojas grandes, acorazonadas y dentadas. Con su madera se fabrica muy buena pasta de papel. Es originario de América del Norte.
~ de Lombardía.
1. m. Árbol semejante al álamo negro, del que se distingue por tener hojas triangulares, tan anchas como largas, y las ramas casi paralelas al eje del tronco, que disminuyen gradualmente de longitud de abajo arriba y forman en conjunto una larga pirámide.
~ falso.
1. m. olmo.
~ líbico.
1. m. álamo temblón.
~ lombardo.
1. m. álamo de Lombardía.
~ negro.
1. m. El que tiene la corteza muy rugosa y más oscura que el blanco, hojas verdes por sus dos caras, poco más largas que anchas, y ramas muy separadas del eje del tronco, a veces casi horizontales.
2. m. olmo.
~ temblón.
1. m. El que tiene corteza lisa y blanquecina y hojas lampiñas, que por estar pendientes de sendos pecíolos largos y comprimidos se mueven con facilidad a impulso del viento.